El Gobierno provincial comenzó la pavimentación de una calle peatonal ubicada entre Pringles y Gallino en el barrio Cichero que durante las pasadas fuertes lluvias presentara inconvenientes de socavamiento por el deterioro de un desague pluvial de la zona.
Estas obras, encaradas por el Ministerio de Obras y Servicios, mediante la intervención de equipos especializados de Vialidad Urbana, son posibles tras la construcción de un nuevo ducto que desemboca en calle Pampín y la vera del río Paraná y que tiene su extremo opuesto en Pringles y Gallino donde a través de una gran cámara se empalmará con el ducto existente.
Con la caída de más de 300 milímetros durante las pasadas lluvias de marzo, en esa zona se produjo el socavamiento de un ducto de chapa preparado para desague (transporte de agua limpia) que presentaba conexiones clandestinas de cloaca.
Ante esto, por expresas instrucciones del gobernador Gustavo Valdés, se construyó el mencionado ducto que tiene una extensión de cerca de 300 metros con doble línea de tubos de 1.5 metros vinculado a través de cuatro cámaras de enlace de importantes proporciones.
Este nuevo ducto desemboca en calle Pampín y la vera del río Paraná, tiene su extremo opuesto en Pringles y Gallino donde a través de una gran cámara se empalma con el acueducto existente.

Pavimentación
Finalizados los trabajos de desagües comentados, se procedió al rellenado con suelo seleccionado del socavón y la adecuación de la infraestructura de servicios, para proceder a la pavimentación de todo el tramo intervenido con hormigón armado.
La pavimentación de esta peatonal, es de una extensión aproximada a los 70 metros y contará con un sistema de escurrimiento superficial con destino final de descarga en el río Paraná.
El hormigón aplicado es del tipo simple urbano H30, de unos 20 centímetros de espesor.